ADS

TOQUES:

Coches Ricos 2: Mejor adrenalina, Juegos de Coches Ricos 2: Mejor adrenalina, Coches Ricos 2: Mejor adrenalina Gratis

No, no. Te queda bien. Se ve perfecto. Sólo tienes que acostumbrarte. Ahora, Hobie, éste es nuestro decorado. Y, de hecho, entras por ahí Juegos Juegos y acabas de ver la valija de Biff en el vestíbulo Juegos Juegos a pesar de que Allegra dice que él no ha venido a la casa. A mí me gusta Allegra. Efectivamente. Pero vi la maleta de Biff. Efectivamente. Así que te encontramos Juegos Hobie Juegos Te encontramos acechado por la sospecha. Acechado. Por la maleta de Biff. Por su valija, sí. Pero aquí está Dierdre Juegos Juegos albergando profundos sentimientos por ti, percibiendo una oportunidad. Dierdre. Dierdre, sí. Ante su ofrecimiento, te sientas junto a ella Juegos Juegos e inician una conversación. Entonces, ¿ella va a ofrecerse, Sr. Laurence? Laurentz. Disculpe. ¿Ella va a ofrecerse, Sr. Laurentz? ¿Es algo que debería preocuparme? No, simplemente te pedirá que te sientes con ella Juegos Juegos e inician una conversación. Ya entendí. Muy bien, bien. Intentémoslo, ¿quieres? Seguro. Lo intentaré. Maravilloso, espléndido. Lo único que sugeriría es Juegos Juegos que antes de tu primera línea Juegos Juegos respondas a su línea con una risa taciturna. Una risa taciturna. Sí, creo que tus tácitas sospechas sobre Allegra, te provocan Juegos Juegos una risa taciturna. Bien, Sr. Laurence, lo intentaré. Laurentz. Caray, cuánto lo siento, Sr. Laurentz. Lo intentaré. Bailando Alegremente. A, toma uno. Acción. Monty. Ven, siéntate conmigo en el diván. Parece que Allegra no vendrá, lo cual es irritante. Yo seré tu pareja en Bridge. ¿Por qué el puchero? Ojalá fuera tan simple. Corte. Cortamos. Va de nuevo. Muy bien. Maravilloso, de hecho. Pero intentemos algo diferente. Seguro. Intentemos Juegos Veamos, primero que nada, olvidémonos de la risa taciturna. Sin risa taciturna. No hace falta. Mala idea. Fue una mala dirección. Fue mi culpa, lo sobreanalicé. Si usted lo dice, pero con gusto puede intentarlo una vez más. Si usted quiere esa risa, yo quiero dársela. No, no. Es innecesario bajo las circunstancias. Creo que el público



Remonter