ADS

TOQUES:

Fiebre del Inframundo, Juegos de Fiebre del Inframundo Gratis El más hermoso juego de carreras de coches.

Estoy enferma porque trabajo mucho. Pronto estará bien. ¿Recuerdan la canción? “¿No sabes apreciar Juegos de Carros lo que tienes hasta que lo pierdes? ” Joni Mitchell. La historia de mi vida. Odio esa canción. Mark. He dicho en Oncología que subirás en un rato. No deberías. Te han reservado una habitación. Se acabó. Ya he tenido bastante. Puedes ir ahora, y yo te llevaré a casa. Elizabeth. Esto no es algo que puedas decidir tú solo en un arrebato. Quizá sea la última decisión importante de mi vida. Hay que darle tiempo al tratamiento para que funcione. Hoy se me ha caído un tubo endotraqueal. No podía sujetarlo. Eso no significa que no funcione. Es un juego, Elizabeth. Y ya no quiero jugar. Solo es el segundo ciclo. Y puede prolongarte la vida. Tal vez. Un par de meses. Pues aprovecha ese tiempo. Hazlo por mí y por Ella. Hazlo por Rachel. ¿Quién sabe qué pasará? Todos los días vemos pacientes Juegos de Carros que deberían haber muerto hace años. Tengo que ser realista. ¿Es que vas a rendirte? No me rindo. Hago mi elección. Prefiero vivir dos buenos meses a pasar el doble encadenado a la medicación Juegos de Carros a los goteros, a las inyecciones metido en una cama Juegos de Carros sentado junto a gente como yo, mientras médicos y enfermeras Juegos de Carros me hablan de vaguedades y todos mirándome con esos ojos. Como si ya hubiera muerto. No quiero terminar así. Podemos buscar nuevos tratamientos. Podemos encontrar terapias alternativas que no conocemos. Seidel se ha despertado. Ahora voy. Por favor. No hay alternativa. Quiero morir igual que he vivido. Te veré en casa. Te quiero. ¿Listo? Puedo hacerlo. No es una noticia fácil de dar. Sé cómo hacerlo. Señor Seidel. Mi mujer y mi hija me están esperando. ¿Podemos acabar de una vez? Según los resultados tiene un cáncer de próstata con metástasis. ¿Cáncer? ¿Está seguro? ¿No se ha equivocado? Allanson nunca me dijo nada de eso. Tal vez se le pasó. Siempre me ha tratado como a un hipocondríaco. Se equivocó. Quizá deberíamos llamar a su esposa para que venga. Dígame, ¿es grave? Posiblemente, lo sea. ¿Voy a necesitar quimioterapia, o una operación, o qué? No me voy a morir, ¿verdad? ¿Me puedo morir? Tenemos que hacerle más pruebas. Su cáncer parece estar muy avanzado. Debería prepararse para lo peor. Sé el golpe que esto supone Juegos de Carros y lo que está pasando por su cabeza ahora. ¡No lo sabe! Sí, lo sé. Voy a llamar a su familia. Hazle compañía. ¿Qué le ha dicho? Nada que haya aprendido como médico. No, no, no. No puede quitárselo, ¿me oye? ¡Quiero irme de aquí! Allá fuera está lloviendo mucho. Ha parado y no quiero estar aquí. Yo tampoco.



Remonter