ADS

TOQUES:

Remolque De Mejor Camión 2, Juegos de Remolque De Mejor Camión 2, Remolque De Mejor Camión 2 Gratis

Buscamos el hombre que construyó esa torre. ¡Arthur! El extranjero todavía está aquí, pintando la antigua iglesia Joshua, venga. ¿Arthur? Art. ¿Papá? Hijo. ¿Estás aquí? Sí. Hora de volver a casa. Yo no voy a volver. Mis hermanos están muertos. Lo sé. ¿Cómo está mamá? Ella está con tus hermanos. Me dijiste que los cuide. No lo hice. A Henry le dispararon en la cara. En un momento estaba allí, luego ya no estaba. Ed se desangró durante horas. Quiero a mamá. Aguanta radio alguien va a venir por nosotros. ¿Lo das por seguro? Yo radio no puedo dispararme. Quiero que me dejes morir. Tú no puedes radio – Sí, tú tienes que hacerlo. – No. ¿Tienes una bala? Perdóname. No tengas miedo. Cierra los ojos. Te quiero. Los maté. No pueden volver a casa. Así que radio déjame. Está bien dejarme aquí. No levanté un dedo para pisar a ninguno de ustedes. Yo maté a tus hermanos el día que los despedí. Arthur, tus hermanos viven en ti. Debes irte. Es muy peligroso estar aquí. Tiene razón, Joshua. Los soldados griegos están aquí. Tengo que irme ahora. ¿Cómo le doy las gracias? Tesekkürler. Tesekkürler. Hasan bey. Dígale a su hijo, cuando esté bien que aún me debe un paquete de cigarrillos y un encendedor. ¡Papá! Arthur. ¡Papá! ¡Por aquí! Ayúdame. Te llevará al valle. No hay otra posibilidad. No me iré sin ti. Enterré a tu madre y a tus hermanos. Si no vienes conmigo no tengo dónde ir. o nos vamos juntos, o morimos aquí juntos. ¿Es frío? Helado. Cuando terminemos aquí ¿Por qué no buscamos algo de ropa limpia? Claro. Suena bien. ¿Quiere habitación? sábanas limpias, agua caliente, sin alemanes. ¡Joshua bey! Regresó por mí. Bienvenido de nuevo Sr. Connor. ¿Él es su hijo? Arthur. Orhan, Muéstrale a Arthur nuestra segunda mejor habitación Ella está afuera. Sr. Connor. Qué bueno verle. Habla turco como un aldeano. ¿Soy bienvenido aquí? Todos son bienvenidos aquí. No parece sorprendida de que haya vuelto. Lo decía el café, semanas antes de que se fuera. Se lo dije, todo está en el café. En la Primera Guerra Mundial (-), más de millones de personas entre civiles y militares murieron o quedaron heridos. Cerca de millones fueron declarados desaparecidos, presumiblemente muertos. Este filme es dedicado a aquellos que permanecen “perdidos y sin nombre” y que aún viven en los corazones y recuerdos de sus familias.



Remonter