ADS

TOQUES:

Smash Y Guión A 2 Aventura, Juegos deSmash Y Guión A 2 Aventura , Smash Y Guión A 2 Aventura Gratis

dentro de unos minutos. Solo si quiero. Nadie me dice lo que he de hacer. Una buena situación, la tuya. Supongo que para eso has trabajado tan duro. Por favor, no cambies de tema. He dicho que quiero que te quedes. Lo siento. Escúchame. Quiero que entiendas lo que ha ido creciendo en mi corazón juegos juegos desde que te vi. Te amo. ¡Tienes que creerlo! Por favor, no juegos Nada que pueda suceder cambiará lo que ya sé. He estado esperándote, Mallory. He esperado desde que era un niño. Solo me he permitido un sueño. No sabía que tu nombre estaba en ese sueño, pero eras tú. Si me crees, Mallory, tenemos una vida de ensueño por delante. Creo que me amas. De verdad. Dilo, Mallory, y ven conmigo. ¡Mallory! Es hora de irnos: la mayoría de invitados se ha ido ya. ¡No interfieras, no es asunto tuyo! ¡No seas idiota! Es asunto mío. Resulta molesto, pero no cambia nada para mí. Lo sé. Como siempre. Su equipaje está listo, Sr. Vendig. Y los documentos que quería. Saldré en el bote pequeño. Abre la caja de la biblioteca e iré allí dentro de cinco minutos. No nos queda mucho tiempo, Mallory. Vale, Vic. Mira, no me voy. ¡No, no veo nada! Vamos. El coche está por ahí. Lo sé. Vamos al muelle. ¿Por qué? Quiero verlo de nuevo. Quiero que tú lo veas de nuevo. Ya lo hemos visto, durante horas. Ya basta. Vic, no sé de qué tienes miedo. ¡Tengo miedo de perderte! Y no digas que nunca me has importado, porque no es así. ¡Y él no se saldrá con la suya! El Sr. Lambdin y la joven están en el muelle. Arruina a cuantos toca, les chupa la vida y deja que se pudran. ¡Y no es una obsesión mía, él es así! Pero no me verá. Nos escondemos si quieres. ¿Acaso quieres pedirle un autógrafo? Vic, te estás poniendo pesado. Y tú estás construyendo un muro entre nosotros. ¿No lo entiendes? Escúchame. Volvamos al coche y salgamos de aquí. No. Mallory. Vic, cielo, ahora no puedo porque estás muy asustado. Tengo que mostrarte que te equivocas. El ya no tiene poder sobre mí, no más que tú. ¿Y si tengo razón? Entonces no querrás que siga contigo. Sabía que no



Remonter