ADS

TOQUES:

Cowboy Biker, Juegos de Cowboy Biker, Cowboy Biker Gratis

¿Hay algo en tu taquilla que necesites? ¿Qué? ¿Algo que necesites ahora mismo? No. Entonces, vamos. ¿Adónde vamos? Sinceramente, Juegos de Carro, no lo sé. ¡Vamos allá! ¿Ese es tu padre? Sí. ¿La crisis de los cuarenta? Algo parecido. Aloha. Buenos días. Hola. ¿Qué? ¿Tienes hambre? ¿Qué hora es? Casi las ocho. ¡Dios! Te dije que no vieras la tele hasta tan tarde. Vamos, el tiempo vuela. Nos vamos. ¿Adónde? Lección de historia. ¿Qué? Mi historia. ¿Qué es esa música? ¿No te gusta Todd Rundgren? ¿Cambiamos de emisora? No, esta me gusta. ¿Fue aquí el bombardeo? Sí. Eso es Battleship Row. ¿Ves el edificio blanco? Es el Arizona Memorial. Cuando yo era un chaval aquí no había puente. Había que tomar el ferry para ir a clases Juegos de Carros al cine, de compras. Era divertido. Me gustaba vivir en Hawai. Mi madre tenía flores por todas partes. Cuando mi padre no estaba, para entretenerse se dedicaba al jardín. Debía cortar el césped, poner fertilizante, limpiar. El último ferry era a las once. Los hijos de los marinos nos quedábamos en la base. En el campo de golf, la piscina, el centro juvenil, la bolera. ¿Jugabas a los bolos? Sí. Pero sobre todo montaba en bici, e iba a la playa Juegos de Carros nos metíamos en líos colándonos en zonas restringidas. ¿Cuánto estuviste aquí? Tres años. Es el sitio donde estuvimos más tiempo. Los buenos se apuntaban a los cuerpos de reserva Juegos de Carros para entrar en Anápolis. Yo iba con los alborotadores. Un par de adolescentes que se hacían los malos, los duros. Aquí tuve mi primer trabajo. ¿Como socorrista? No. Aprendiz de limpiador. Llegaba a las seis de la mañana, barría, limpiaba los vestuarios, la piscina. Un dólar veinticinco la hora. Eso es esclavitud. Bastaba para comprar discos y tener buena hierba. ¿Qué? Hablo de discos, elepés, vinilos. Negros y redondos de los que tus héroes del hip hop fusilan canciones. Vamos. Te enseñaré algo. Está a un par de manzanas. Los cañones podían lanzar obuses de novecientos kilos a casi kilómetros. Cuando comenzaba un bombardeo se oía a sesenta kilómetros. Ahí fue donde se rindieron los japoneses. Tokyo Harbor. Tu abuelo me llevó al puente una vez. Juegos de Carros



Remonter