ADS

TOQUES:

Fuerte Rocky Monstruo, Juegos de Fuerte Rocky Monstruo, Fuerte Rocky Monstruo Gratis

que no veíamos a quiénes golpeamos. Tres días, paramos solo porque no podíamos pasar por encima de los cuerpos. Mientras Alá me permita vivir que no me deje ver algo como esos días otra vez. ¿Art estás bien, eh? ¡Váyanse de aquí! ¡Déjenme! ¡Aguanta! ¡Te sacaremos como sea! ¡Déjenme! ¡No! ¡No! Están aquí. Señor radio Es su hijo, Edward. No, yo no lo haría. Ese hijo de puta lo ejecutó. Dio la orden de no tomar prisioneros. Mató a los enfermos. Le disparó a los heridos. Un tiro en la cabeza. Así lo hicieron. Especialmente a él. Él mató a su hijo. No tuvo piedad. ¡Eso hizo! ¡Basta! ¡Dije basta! Quieto sargento. ¡Mataste a mis hijos! Usted los envió, Sr. Connor. Ustedes nos invadieron. Llévenselo, póngalo en custodia. Estoy muy apenado. Tiene dos hijos más, debemos seguir buscando. La guerra acabó, Sargento. Encontramos a Henry. Estaba a su lado. Por Dios, ¿cómo sabía que estaba allí? Pero no ha encontrado a Art aún. No, no buscamos a fondo. Él no dejaría a sus hermanos, así que también debe estar allí. Mañana enterraré apropiadamente a Henry y Edward. Le prometí a su madre que los encontraría y los llevaría a casa. Ahora esta es su casa. Ya no es tierra enemiga. Están entre amigos, quizás los más cercanos que tuvo. Déjelos, y siempre lo serán, lléveselos y solo serán un par de lápidas en el cementerio. Ella los quería enterrados en tierra consagrada. ¿Cuánta sangre más necesita para que sea sagrada? Perdimos más de , hombres esos cuatro días en Lone Pine. Los turcos perdieron ,. No tomamos muchos presos tampoco. No sé si voy a olvidar esto. El príncipe cerró sus ojos y dijo Tangú. Navegó a través de la noche por las tierras de su padre. La alfombra se posó suavemente sobre el césped del palacio real, el sultán se puso de rodillas lágrimas saladas corrían por sus mejillas, mientras abrazaba al príncipe Husain, gritaba “mi hijo”. “Mi hijo, después de todas sus aventuras” “Y la alfombra mágica que lo llevó por los cuatro vientos lo trajo aquí” “Estás en casa”. Recogí el telegrama. Hice cola todo el día en la oficina de correos



Remonter