ADS

TOQUES:

La Navidad Del Viaje En Bicicleta Tiempo, Juegos de La Navidad Del Viaje En Bicicleta Tiempo, La Navidad Del Viaje En Bicicleta Tiempo Gratis

Quiero que sigas tus instintos. Que dejes de estorbarte a ti mismo. Deja de molestarte. ¿Quieres explotar? No. ¿Te sientes como una bomba de tiempo? No, claro que no. Bien, eso es bueno. Te creo. Tal vez solía ser una. Y no lo sabía. ¡Ábrete! Hopper. Teresa, te vez muy vivaz. Furcia. Detente. No he visto a Dorothy por ningún lado. ¿No ves a Hop algo molesto? No, no creo que esté molesto. Me pregunto si habrán terminado. Espero que no. Espero que el entrenador Eddie no piense en sacarlo del partido. Se ve cansado. No se ve cansado, ¿está bien? Parece un vago, igual que su madre. Vamos, Hopper, haz que el tipo se esfuerce. No seas tímido y desafiante. Más vale que el entrenador no te pida que vayas despacio. ¡Ese niño no puede golpearla! Eso es, muy bien. Cielos. ¿Importante? Supongo que solías ser alguien importante, ¿no? Eso es fácil. Ven, haz esto aquí y ahora. Que tengas buenas noches. ¿Estás bien? Sí, estoy bien. ¿El brazo está bien? Sí. Sólo preocúpate del bateador. Eso es todo. Sí, entrenador. ¿Dónde está tu mente? En el juego. Nada más debería importarte en este momento. Debes apagar todo ese ruido. Nos encargaremos de lo que sea luego del juego. No puedes preocuparte por cosas que no puedes controlar. No hay razón por la que hacerlo. Este es el momento. Concéntrate en lo más simple. Este es el momento. ¿Oíste hablar de F. Scott Fitzgerald? No. Él era un wunderkind como tú. Un chico maravilla. Tan bueno en su arte, que ni pensaba en lo que estaba haciendo. Esto se trata de Fitzgerald Radio y su crisis nerviosa. ¿Puedo leerte un pasaje? Claro. ¿Uno corto? Bien. “Y era él otra vez, por un instante. Tuve la suerte de compartir sus sueños, yo, quien dejó de tener sueños propios. Y aún hay veces en las que me logro sorprenderlo Radio y encontrarlo en una mañana de otoño en Nueva York, o en una noche primaveral en California, cuanto todo está en silencio y puede oír los perros a la distancia. Pero nunca más como en ese corto período, cuando él y yo éramos una misma persona, cuando el consumado futuro y el nostálgico pasado Radio



Remonter