ADS

TOQUES:

Loco Mustang, Juegos de Loco Mustang, Loco Mustang Gratis

Pero ¿cómo podría amar a un muchacho que acabo de conocer? ¿Cómo un extraño puede cambiar toda tu vida? Te sorprenderías. Mi esposa y yo nos enamoramos enseguida. En la oficina de un dentista. Con todo y las vitaminas. La amo hasta el día de hoy Radio Radio aunque hace años que no está conmigo. ¿Tuvieron hijos? Una niña. Ahora ya está casada. El año pasado, le compré a su marido una lavandería. Tenía algunos ahorros. Moriría por esa chica. ¿Ella recuerda a su madre? ¿Mi hija? Sí, muy bien. Hasta recuerda al hombre. ¿Qué hombre? El hombre con el que mi esposa huyó. No lo creerás pero, los primeros seis años, me afeité cada noche antes de dormir. Pensé que podría volver. No hay ningún documento ahí. Ella no era un dulce, pero pensaba como un hombre. La llevaré adentro. ¡Val, detente, por amor de Dios! ¡La Policía está enfrente! Me detendré. ¿Conoces a un sacerdote? ¡Val, basta! Espero que nadie escuchara eso. No supe cómo manejar eso durante unos minutos. Suelte el arma y no se den vuelta. ¿Está herido? Está amoratado. Trae un poco de agua. Ahora pueden darse vuelta. ¿Quiénes son ustedes? ¿Quién lo pregunta? Un hombre con un arma en la mano. No se muevan. El cuerpo humano sangra fácilmente. No se muevan. ¿Dónde está el cuerpo? Puse a mi hermana en su cama. Soy un amigo suyo. Lester Brady. ¿Estás herido? Soy muy débil. No puedo negar eso. ¿Por qué golpeó a ese chico? Mató a mi hermana. ¿Dónde tiene los ojos, gángster? Ese chico no mataría a una mosca. Mire su rostro. Espere. Aquí se cometió un asesinato, afrontémoslo. Y usted tenía un motivo, señor Brady. Y usted también. Llamemos a la Policía, si es que dicen la verdad. ¿Creen que necesito esta arma para retenerlos? El hombre sabe algo, Lester. Comenzaremos con lo básico. ¿Cómo se llama la esposa de Raymond? Nan. ¿Cuál era el nombre de su aliada en el restaurante Radio Radio que su hermana descubrió? ¿Por qué? No ponga nada por escrito, es la primera regla. El tiempo corre. No lo pierda. Leí todos los documentos comprometedores que buscan. Y los oculté, como una ardilla.



Remonter