ADS

TOQUES:

Sub urbana de Estacionamiento, Juegos de Sub urbana de Estacionamiento, Sub urbana de Estacionamiento Gratis

esta ya preparado para Vds. Deben preparar el almacena radio uh – Amigo. Señor. Almacenamiento de un nueva hornada de cadáveres danzantes. Señor Geoffrey. Construyan depósitos especiales. ¡Oh! Amontónenlos en filas. O estrújenlos por la mitad. No, mejor aún radio córtenlos a pedazos. Descuartícenlos y métanlos en bolsas. Y pinten la Cruz Roja en ellos ¡Vamos, señor! Vamos, amigo. Debe aclarar su mente. Es muy triste pasarse la vida en una continua tragedia. ¡Oh! No son los tiempos precisamente, sino algo dentro del corazón. No se puede vivir sin amar. Uh. No se puede vivir sin amar. Hmm. Una mañana cuando me desperté, ella se había ido. Nada. Sólo una maldita noya. La necesito. Venga. Sé lo que Vd. debe hacer. Venga conmigo. No está lejos. Venga. Es la Virgen de la Soledad. La santa patrona radio para aquellos que no tienen a nadie radio y para los que están perdidos radio y para los marineros en el mar. Debe pedirle radio de nuevo por su esposa. Pídale. No puedo. Es como pedir tres deseos a mi Hada Madrina. Debes perdonar a mi compañero. Está demasiado borracho para rezar. No se puede vivir sin amar, Madrecita. Y además radio Ha perdido a su esposa. Y te pide tu ayuda. Por favor. Rece a la Virgen. Me muero sin ti. Vuelve conmigo Yvonne. ¿Me oyes, Fernando? Si es absolutamente necesario. Presta mucha atención. Es una lección, una parábola. Te estoy hablando sobre responsabilidad, Fernando. Si es absolutamente necesario. Ese barco era una perfecta artimaña radio y yo era el Comandante de a bordo. El barco era el S. S. Samaritan radio Lo llamaban así radio porque visto desde fuera parecía una indefensa y obesa dama, un barco de carga pesadamente flotando sobre el mar. ¿Me escuchas, Fernando? Chamacos. Hundiéndonos los alemanes querían apartarnos de nuestro camino. Era el año , en primavera. Vimos cómo un periscopio nos observaba radio ¿Me escuchas, Fernando? Se preparaban para el abordaje. Entonces ocurrió una gran sorpresa. ¿Me escuchas, Fernando? Oh. Nos quitamos el disfraz. Y el depredador se convirtió en nuestra presa.



Remonter